Las trabajadoras del sexo que no llevan Prada

Las trabajadoras del sexo que no llevan Prada

Stella, una bailarina erótica de Rhode Island, ha trabajado en su club local durante los últimos cinco años. Empezó a los 19, cuando su novio de entonces fue a la cárcel y ella se encontró financieramente insegura. Bailar es lo que le cambió la vida.

Se coló en el antro de striptease a mediodía, imitó a los artistas y al final del día le ofrecieron un puesto. En los años desde que encontró la seguridad que siempre quiso, incluso abrió su propia cuenta de ahorros.

"Una vez que empecé a bailar, conseguí mi primer apartamento en una semana", dijo Stella. "Luego conseguí mi coche. Construí una vida para mí. Eso es lo que fue para mí, se trataba de sobrevivir. Una gran parte de ello es también sólo ser más independiente. Una vez que empecé a hacer striptease, no tuve que pedirle nada a nadie."

Rose, una estudiante de tercer año de la New School, empezó a practicar sexo por dinero a los 19 años. Fue en su segundo año cuando se dio cuenta de que los trabajos de salario mínimo no le daban suficiente dinero para mantenerse al día con sus amigos de la ciudad de Nueva York.

A medida que aumenta el costo de la matrícula universitaria, muchos estudiantes recurren a SeekingArrangement (una plataforma que conecta a los "sugar daddies" con los "sugar babies") para ayudar a pagar sus préstamos y complementar sus estilos de vida. Según su sitio web, más de 3 millones de estudiantes universitarios están usando la plataforma.

"Empecé a hacer OnlyFans recientemente, y he estado haciendo SeekingArrangement durante un año, que ha sido mi plataforma más exitosa", dijo Rose. "Mis padres todavía me ayudan con el alquiler, y también me envían dinero para las necesidades."

A la luz de COVID-19, la desigualdad dentro de la industria del trabajo sexual se ha hecho cada vez más evidente. El club de Stella fue uno de los primeros en cerrarse después de que un policía encubierto atrapara a una de las bailarinas en violación del protocolo de distanciamiento social. A medida que muchos clubes de striptease y burdeles cierran, los trabajadores inundan las plataformas online como OnlyFans y AdultMemberSites. El problema al que se enfrentan las bailarinas como Stella es el monopolio de estas plataformas por un grupo demográfico más joven y rico.

"Nuestro sitio definitivamente no es para las trabajadoras sexuales, y si vienes al sitio por esas razones, probablemente no tendrás mucho éxito", dijo una portavoz de SeekingArrangement, Kimberly De La Cruz. "Dicho esto, sacamos los datos del 17 de marzo al 30 de junio, y el promedio global fue un aumento del 74% en las inscripciones de miembros. Creo que en parte se puede atribuir a gente como esa tratando de conocer a alguien que les ayude en estos tiempos difíciles. Sin embargo, no creo que esas personas hayan tenido mucho éxito. Nadie que no hayas conocido y no puedas conocer en persona va a empezar a pagar tus cuentas."

Stella está menos frustrada por la afluencia de recién llegados y más por su capacidad de separarse del estigma que conlleva el trabajo sexual debido a su privilegio. La idea es que las trabajadoras sexuales de bajos ingresos y menos educadas se definen por sus trabajos, mientras que las más ricas pueden separar su identidad de su trabajo.

Después de perder su principal fuente de ingresos, Stella tuvo dificultades para encontrar un nuevo trabajo. Sabiendo que los hospitales y las prácticas estaban contratando urgentemente, ella se postuló mayormente para puestos en el campo de la medicina. Muy pronto Stella se dio cuenta de que no buscaban el tipo de experiencia que ella tenía. En lugar de enumerar su trabajo como bailarina, escribió que no había trabajado durante esos años.

Finalmente encontró trabajo como asistente de quiropráctico, pero gana casi un décimo de lo que ganaba bailando. En un día normal en el club, Stella ganaba entre 800 y 1.000 dólares. Ahora le pagan 13 dólares por hora, y ha tenido que reducir su vida significativamente.

"Puede ser degradante", dijo Stella. "Sin el baile no estaría ni cerca de la confianza que tengo hoy en día. Pero la gente no ve eso, sólo me ven como alguien a quien pueden comprar. El mundo es injusto, por desgracia, y es aún más injusto para los bailarines debido al estigma. Pasando de ganar cuatro o cinco mil dólares a la semana a alrededor de 300 dólares, honestamente no puedo ni siquiera poner en palabras lo drástico que ha sido el cambio".

Rose, por otro lado, está trabajando actualmente en una heladería. Está en camino de graduarse en 2022, con una doble especialización en Medios de Comunicación y Cultura, con una subespecialización en Psicología. En su tiempo libre escribe para una revista pornográfica de Nueva York sobre sus experiencias y experimentos con diferentes looks de maquillaje en Instagram. Aunque su familia no sabe de su fuente de ingresos, la mayoría de sus amigos y conocidos sí.

"En su mayor parte, la gente es muy comprensiva y muy solidaria", dijo Rose.

"A veces puedo decir que lo encuentran un poco cuestionable, pero generalmente mis amigos piensan que es realmente genial y poderoso... lo cual es. Creo que hay algo que decir acerca de poseer tu sexualidad y tomar dinero de estos tipos que son a menudo sexistas o racistas y ven a las mujeres como objetos."

Mientras que las trabajadoras del sexo en general son suceptibles de ser agredidas y acosadas, la agencia que viene con el dinero a menudo determina la gravedad de los delitos. Trabajadores como Stella que usan el trabajo sexual como su principal fuente de ingresos, a menudo se encuentran en situaciones en las que se les presiona para que digan sí o vayan más allá de lo que les gustaría.

"Tenía un tipo que intentaba hacer algo con lo que no me sentía cómoda, y le dije que no muchas veces", dijo Rose. "Finalmente lo consiguió, y nunca lo volví a ver. Más tarde me di cuenta de que la razón por la que puedo decir que no es definitivamente en parte debido a mi privilegio. No tengo que preocuparme por no cobrar porque ofendo a alguien que ha cruzado mis límites... Como que no dependo del dinero. Obviamente sigue siendo igual de traumatizante sin importar cuán rico seas".

La desigualdad económica ha persistido durante mucho tiempo en la industria del trabajo sexual, y la actual pandemia no ha hecho más que ampliar esa brecha. A pesar de lo extenso y vasto que es Internet -desde sitios pornográficos hasta chicas de cámara y compra de fotos- sin trabajo sexual en persona, puede que ya no haya suficiente espacio para todos.

Si la industria de la prostitución está siendo gentrificada por sitios web glamorosos como SeekingArrangement y OnlyFans, se plantea la cuestión de adónde tendrán que ir las trabajadoras sexuales menos educadas y de bajos ingresos para ganar su próximo centavo.

Noticias relacionadas
load