Cómo amar con las diferencias políticas

Cómo amar con las diferencias políticas

Todo cambia cuando te enamoras. Ese fue el caso para mí, al menos, regalé tantas partes de mí mismo, comprometiendo mis valores por un tipo que apenas había leído un libro en su vida. Apenas teníamos nada en común aparte de algunas de las mismas bandas en nuestras listas de reproducción de Spotify, y siempre se me conoció por ser el más franco. Pero cuando se trataba de política, me di cuenta de que estábamos en lados opuestos del espectro, o no se ponía de ningún lado.

Empezaba a ser más vocal en Instagram sobre temas sociales cuando me metí en esta relación. Disfruté de leer y participar en discursos en línea, hablar casualmente de política con mis amigos, debatir con mi hermano mayor sobre diferentes teorías sociales. Naturalmente, no me gustaba nadie cuyas creencias contrastaran radicalmente con las mías, y eso me salvó de muchas amistades que podrían ser una pérdida mental. Pero cuando sentí algo por un chico cuya idea del humor se encontraba en las cuentas de meme de nicho y la misoginia casual, me convertí en un extraño para mi moral. La fachada de una relación simple y apolítica me atraía inmensamente en ese entonces. Si tuviera que dejar de hablar del feminismo y los derechos civiles para que pudiéramos acostarnos en la cama y escuchar música juntos en paz, pensaba, entonces lo haría felizmente.

Mi ex a menudo me criticaba sutilmente por hablar de temas que le resultaban molestos o poco interesantes mientras durara nuestra relación de seis meses. Cada vez que publicaba en los medios sociales o intentaba iniciar conversaciones con él sobre justicia social, él intervenía de forma pasivo-agresiva. Yo decía una o dos cosas, me encogía de hombros, y luego me reía de cualquier chiste ignorante que él contaba para hacer la situación más fácil. "No es gran cosa", decía. "No entiendo por qué te importa tanto esto". Yo era (y sigo siendo) una apasionada, pro-elección, mayormente feminista anticapitalista. Él, por otro lado, perpetuó el racismo internalizado a través de su "oscuro sentido del humor", y yo fingí estar de acuerdo con todos los memes oscuros que me envió por el bien de ambos. Me hacía sentir incómoda y a menudo me sentía culpable por traicionar mis creencias, pero en ese entonces, pensaba que me gustaba tanto este chico que nada en lo que creía debía importar más que mi amor por él.

En realidad, no he tenido ninguna experiencia que valga la pena para salir con mis opuestos políticos. Pero ahora sé qué esperar de un ideal de pareja debido a estas relaciones, ya sea que nuestra política se enfrente o no. El respeto y la comprensión mutua son los cimientos de cualquier relación, pero hay un límite único para las discusiones políticas. Todos son diferentes: mientras que algunos pueden disfrutar de acalorados debates intelectuales con sus parejas e incluso encontrarlo atractivo y estimulante, otros (como yo) saldrían furiosos en la frustración o, en el peor de los casos, llorarían como un niño.

Recientemente le pedí a un puñado de amigos su opinión sobre las citas con diferencias políticas. Lo que he deducido es que la forma de abordar la política en el romance depende de quién eres y de dónde vienes. Algunos de mis amigos eran simplemente apáticos. Algunos creían que las diferencias políticas hacen que las discusiones sean atractivas y que la pareja pueda separar la política de su vida amorosa. Pero hay que tener cierto privilegio para hacer esa distinción, para tener experiencias personales tan ejemplares que, hasta cierto punto, no te definen tus políticas.

Cuando estás enamorado, ¿te molestas en pensar en la ventaja moral? Eso depende de cómo se aborda la política en primer lugar. ¿Es parte de ti? ¿Refleja quién eres como persona? ¿O no sientes ninguna conexión personal con tus creencias políticas? Si mi pareja no apoyara algunas de las ideas progresistas que propago, ¿me gustaría menos, después de todo el amor y el afecto que me ha dado?

Hay, por supuesto, valores políticos que simplemente no son negociables. Hágase un favor y busque amantes cuyas creencias no le falten fundamentalmente al respeto a su propia existencia: su raza, género, sexualidad, religión, clase. Su política se vuelve mucho más personal en este sentido: no debe buscar a alguien que crea en políticas que lo perjudiquen a usted o a sus allegados. Si mi novio culpó a lo que llevaba puesto cuando le dije que me habían catapultado, por ejemplo, podría abandonarlo fácilmente. Si yo hablara ardientemente sobre los derechos de los LGBT en defensa de las luchas de mis amigas lesbianas y mi novio no estuviera de acuerdo o fuera "neutral", mis sentimientos hacia él definitivamente cambiarían. En este caso, siento que el amor ni siquiera sería suficiente para mantener una relación, si es que el amor verdadero puede surgir de tales opuestos extremos.

¿Pero por qué nos sentimos atraídos por nuestros opuestos políticos en primer lugar? Alguien con quien hablé cree que el amor trasciende todos los valores, incluso los políticos. El amor es universal, dijo, y cualquiera de cualquier parte del espectro político puede experimentarlo. "Puedes elegir amar a alguien sólo porque eres un agente económico libre y racional. O puedes amar a alguien porque eres parte de una comunidad más grande. O puedes amar a alguien porque te ves a ti mismo como un patriota conservador."

Esa conversación me hizo pensar en cómo Karl Marx argumentó que la esencia de la naturaleza humana está en nuestro impulso de crear productos que nos den satisfacción social e individual, en lugar de la concepción tradicional de la naturaleza humana como una especie que "se encarna en cada individuo". Somos reflejo de las relaciones sociales en las que nacemos y en las que elegimos participar. Cuando lo vemos de esta manera, podemos entender que la naturaleza humana no es estática o permanente; no hay una regla de oro para la datación de sus opuestos políticos. No hay un estándar establecido para el papel que la política juega en la dinámica de las relaciones. Eliges a quien amas, y lo amas porque quieres. Tal vez, a pesar de todas tus diferencias y valores contradictorios, ves en ellos una parte de ti mismo, separado de la política.

La forma en que usted y su pareja abordan la política, los límites y las creencias no negociables depende de usted y de sus identidades. Algunos de nosotros podemos mirar más allá de la política cuando estamos enamorados porque el romance puede ser tan inmenso y abarcador, mientras que otros pueden encontrar que su política es una parte tan indispensable de ellos que sería imposible sacrificarla por alguien más. Sepa quién es usted y lo que representa antes de entrar en una relación, y recuerde que la política es un drenaje - el verdadero amor no lo es.

Noticias relacionadas