Vuelven las incubadoras, y menos mal, porque la moda las necesita de verdad

Cuando el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos (CFDA) anunció su Incubadora de Moda en 2009, lo hizo con la intención de crear un sistema de apoyo de primer orden para la próxima generación de diseñadores estadounidenses. Durante casi una década, la iniciativa seleccionó marcas noveles para completar un programa de residencia de dos años, ofreciendo oportunidades de tutoría, asesoramiento empresarial y, quizás lo más atractivo, un espacio de estudio subvencionado en el Garment District de Manhattan.

En 2017, cuando su cuarta y última clase estaba en vías de desaparecer, el programa en sí también terminaba, y en 2018, el CFDA reinició su modelo de acelerador en una plataforma digital más democratizada llamada "The Network", abierta a todos los miembros activos del CFDA.

En la actualidad, algunos de los diseñadores de la Incubadora de Moda del CFDA se han convertido en auténticos líderes de la industria por derecho propio. Otros ya no están en el negocio. Pero durante esos ocho años, el concepto de incubadora de moda vivió su época dorada en Estados Unidos: Organizaciones de moda y belleza de renombre y muy rentables, como Sephora, Nordstrom y Kering, empezaron a adoptar también programas similares a los de las incubadoras. Algunos de esos proyectos aún están en marcha -Sefora Accelerate acaba de anunciar sus marcas miembros para 2020 el pasado mes de junio-, mientras que otros, bueno, no.

El nuevo coronavirus puso de manifiesto los numerosos puntos débiles de la industria de la moda. Fue necesario un ajuste de cuentas mundial para demostrar, sin lugar a dudas, lo roto que está el sistema, y va a hacer falta una fuerza del mismo ímpetu para reconstruirlo desde los cimientos. ¿Podrían resurgir las incubadoras -grandes y pequeñas, en todos los rincones del país- para liderar el camino?

"Covid-19 ha acelerado el éxito o el fracaso de una empresa", afirma Pano Anthos, fundador y director general de XRC Labs, una aceleradora de empresas disruptivas en el sector de la tecnología y los bienes de consumo. Si se dirigían hacia el éxito, aceleran su éxito. Se aclara si este producto, y su tecnología, tiene patas o no".

XRC Labs no trabaja explícitamente en el sector de la moda, pero invierte en startups que podrían mejorar radicalmente el funcionamiento del sector. En cuatro años, Anthos y sus socios han invertido en unas 80 empresas de logística de la cadena de suministro, tecnología de fabricación, marcas de consumo, mercados de comercio electrónico y experiencias de usuario, entre otros sectores.

Se ha asociado con Billie, una marca de maquinillas de afeitar que se adapta a Instagram y que también ha conseguido 35 millones de dólares de financiación para convertirse en la próxima gran empresa de cuidado personal. Pero también ha trabajado con Gather, la primera herramienta de gestión de inventarios autónoma del mundo para almacenes modernos.

Con Gather, que funciona en gran medida con drones, lo que antes llevaba a los empleados dos horas puede hacerse en ocho minutos de forma automatizada. No es un sustituto universal del empleo humano, pero podría servir de salvaguarda frente a futuras circunstancias que pudieran alejar a los trabajadores de los centros de distribución físicos. De forma menos morbosa, también acaba de agilizar el control del inventario, cuyos procesos pueden ser a menudo chapuceros.

"Estamos muy atrasados", dice Anthos, "hacemos algo de la misma manera una y otra vez, esperando un resultado diferente. Y esa es la definición de locura".

Las incubadoras, encargadas de fomentar el futuro, tienen mucho trabajo, y el enfoque de XRC Labs es sólo una pieza del rompecabezas de 3.000 piezas (que ya son chic, por cierto).

Jackie Trebilcock es la directora general de New York Fashion Tech Lab (NYFTLab), un programa de desarrollo empresarial para empresas emergentes dirigidas por mujeres. Al igual que XRC Labs, la organización no es del todo una moda con mayúsculas: Selecciona una cohorte de empresas tecnológicas centradas en la moda y las pone en contacto con los minoristas de moda para hacer avanzar el sector desde dentro. Si a estos minoristas -que van desde LVMH y Estée Lauder hasta Bloomingdale's y Macy's- les gusta lo que ven, se vincularán directamente con las startups en la forma que consideren oportuna.

"Paso mucho tiempo hablando con todos y cada uno de los minoristas sin querer nada más que decirles: 'Sólo quiero que sepan que existimos'", dice Trebilcock, que anteriormente trabajó en el desarrollo de marcas en Hearst Magazines. "Y, 'Si están buscando algo, aquí hay empresas que podemos respaldar. Lo que están haciendo podría ayudarte'".

NYFTLab ha encontrado el éxito en su hiperespecificidad, centrándose en la tecnología propia que podría beneficiar a los minoristas y las marcas. Pero a pesar de su estrecho enfoque, hay mucha variedad en los tipos de empresas que el grupo apoya. La búsqueda visual, la RA y la analítica del consumidor están sobre la mesa. También lo está la tecnología de adaptación, que muchos minoristas se apresuraron a reunir en marzo, cuando sus locales empezaron a cerrar.

"Hay varias empresas de ajuste virtual que han pasado por nuestro programa, pero ha hecho falta una pandemia para que la gente las utilice", dice Trebilcock. "Durante años, las empresas han dicho: "Hazte una foto y podrás verte en toda una categoría de productos en línea", lo que puede ser difícil para la gente, pero si no tienes otra opción, lo harás".

A medida que el mundo gira más rápido hacia la digitalización completa, las innovaciones tecnológicas siguen siendo una solución clave para las ineficiencias fundamentales de la moda. Sin embargo, los drones de almacén son una solución a algunos de los problemas más sistémicos de la industria, como la desigualdad racial, la marginación y la opresión sobre las que se construyó la industria.

Como Aurora James, de Brother Vellies, que inició la campaña 15 Percent Pledge para apoyar a las empresas de propiedad negra, dijo a The Atlantic en julio: "Si creaste sistemáticamente tu negocio con la intención de celebrar ciertos ideales, y todo se ha construido sobre esa estructura, entonces se ha podrido desde la raíz".

Una de las maneras en que la moda puede comprometerse a eliminar esa podredumbre es amplificando las voces que durante mucho tiempo han sido reprimidas tanto por la raza como por la clase social, y de manera arrolladora.

NISM -que se autodenomina en parte incubadora y en parte estudio de diseño- se propone acabar con esa discriminación racial de primera mano. En lo que respecta a la incubadora, la organización con sede en Los Ángeles se asocia con varios diseñadores noveles, todos ellos BIPOC, y les permite una total autonomía creativa de su propia línea. Pero lo que diferencia a NISM de sus colegas de las incubadoras más tradicionales es que también proporciona todas las capacidades de producción, no sólo los recursos o el espacio de diseño, desde el tejido físico hasta la construcción de las prendas acabadas. A continuación, NISM lanza las colecciones cápsula de edición limitada de sus diseñadores a través de un modelo directo al consumidor en su sitio web.

"La industria está completamente dominada por una sola voz, así que para diferenciarnos queremos sacar a la luz esas voces que no han tenido la oportunidad de estar en primera línea", dice el fundador y director general de NISM, Anmol Narula, "La moda ha tenido mucho éxito en la explotación de la cultura de las minorías, pero no necesariamente en el apoyo y la amplificación de esa cultura. Y no hay suficientes diseñadores a los que se les haya dado la oportunidad de crear la cultura que puedan aquí".

En el Medio Oeste, el Fondo de la Moda de San Luis (SLFF) lanzó su programa de incubación con un chapoteo en 2016 y, durante los últimos cuatro años, ha acogido a diseñadores en su espacio de trabajo de 7.500 pies cuadrados en el Garment District de la ciudad.

Desde finales del siglo XIX hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, San Luis fue la segunda ciudad del mundo en la fabricación de prendas de vestir, después de Nueva York. Un tramo del distrito de la confección de la ciudad, la avenida Washington, llegó a tener más fabricantes de zapatos que cualquier otra calle del mundo. A la cofundadora del SLFF, Susan Sherman, le gusta decir que la moda es tan importante para el tejido de San Luis como el béisbol y la cerveza. Pero la pandemia obligó a SLFF a cerrar sus puertas físicas, anunciando en julio que dejaría su emblemático espacio de estudio en el centro de la ciudad.

"La gente no sabía cómo pasar inmediatamente a la venta directa al consumidor. Era muy difícil. Pero la pandemia nos dio tiempo para analizar nuestros resultados y evaluar realmente nuestra misión de cara al futuro: cómo podemos tener el mayor impacto para San Luis."

Ahora mismo, eso parece desarrollo económico: Entre marzo y abril, casi 400.000 habitantes de Missouri han solicitado el subsidio de desempleo, y Sherman sueña con un mundo en el que SLFF pueda crear una cascada de puestos de trabajo trayendo más manufacturas a Missouri. San Luis no sólo ofrece créditos fiscales a las empresas que se trasladen al Estado de Show-Me, sino que es condenadamente asequible: Puedes conseguir 3 dólares por pie cuadrado, mientras que en el Garment District de Manhattan, los inquilinos pueden esperar pagar la friolera de 82 dólares por el mismo espacio.

"La gente necesita trabajo y quiere salir de las costas", dice Sherman, "pero sentimos que puede ser nuestro momento. Siempre he tratado de hacer ver que, sí, tienes el CFDA, pero ¿cómo podemos desempeñar un papel más importante? Formamos parte de la conversación. ¿Cómo podemos hacer más? Recurran a nosotros".

SLFF ya ha conseguido una gran victoria: En mayo de 2019, San Luis dio la bienvenida a una fábrica de prendas de punto, la primera de su clase, impulsada por la tecnología, en un espacio de almacén de más de 30.000 pies cuadrados en el barrio de Grand Center, atrapando su negocio por encima de ciudades como Nueva York y Detroit.

Con los desarrollos revolucionarios que surgen en todos los rincones del país, la vieja guardia de la moda tiene la obligación de escuchar. Esto ya está ocurriendo en Francia, al menos en el ámbito tecnológico: LVMH ha operado un programa acelerador para startups internacionales desde la primavera de 2018. Al igual que NYFTLab, La Maison des Startups LVMH trabaja con empresas en fase inicial que crean avances con visión de futuro para la industria del lujo, y luego aplica sus productos finales a las 75 marcas bajo el paraguas de LVMH. Ahora piense en lo que podría ocurrir si esos servicios pudieran aplicarse automáticamente a todas las marcas de moda y venta al por menor.

"Cuando se produjo el cierre, tuvimos que cerrar muchas de nuestras boutiques, pero el grupo sigue trabajando", dice Laetitia Roche-Grenet, directora de innovación abierta de LVMH, "es un momento en el que hay que innovar mucho más que nunca. La pandemia nos ha permitido ser más impactantes. Lo importante es que lo aprovechemos como una oportunidad".

Noticias relacionadas
PUBLICIDAD     COLABORA     AVISO LEGAL     CONTACTO     Copyright 2021 Red17 Trending Topics