Normalizar el hecho de que no te guste la gente sin ninguna razón en particular

Normalizar el hecho de que no te guste la gente sin ninguna razón en particular

¿Alguna vez has conocido a alguien y has pensado, no, soy bueno? Ya sea por el sonido de su voz, por sus gestos o simplemente por su ambiente en general, te daría igual no volver a verlos. Si estás descartando esto y diciendo que no se aplica a ti... eres un mentiroso. Lo siento, pero es imposible que te hayan gustado todas las personas que has conocido en tus veintitantos años. Así que rebusca en los archivadores de tus recuerdos.

No estoy hablando del bromista de la escuela secundaria que te convirtió en el blanco de todas las bromas, del ex que acumuló razones para que crecieras en su odio o de la chica del instituto que te acosaba. Hablo del amigo común que conociste y supiste que no querías volver a salir con él; el compañero de trabajo que nunca te ha hecho nada malo pero con el que te da pavor estar en la sala de descanso; el vecino que ves en Target pero que se escabulle por otro pasillo para evitarlo. Apuesto a que algunas personas te vienen a la mente mientras lees esto .

La idea de que no gustar a alguien se basa en la maldad intencionada es simplemente falsa. Ya somos adultos. Es hora de disipar la necesidad de caer bien a todo el mundo, así como la necesidad de gustar a todo el mundo. No es realista. Al fin y al cabo, hay una diferencia entre ser cordial y fingir que alguien te gusta. Abandonemos esta noción (que probablemente saqué de Gossip Girl y One Tree Hill ) de que tiene que haber un drama asociado a la razón por la que la gente no congenia. La verdad es que no conectamos con todas las personas que conocemos.

La sociedad -y, más concretamente, los medios de comunicación social- publica dramas, tratando de tejer redes de conflicto para obtener titulares. Desde la telerrealidad hasta las disputas entre famosos, la publicación de secretos y desacuerdos es un mercado millonario. Mucha gente también lo hace en su propia vida, prosperando con el drama y creando problemas donde no tiene por qué haberlos.

Pero en lugar de intentar explorar las razones por las que la gente nos cae mal, creo que es más importante abordar las formas en las que gestionamos los sentimientos de antipatía, ya que la línea entre la amabilidad y el fraude a menudo se difumina. Hay una diferencia entre saludar a alguien en la oficina y preguntarle qué hizo el fin de semana, sabiendo perfectamente que no te importa. No des pistas a la gente: puedes dejar claro que no hay amistad (ya sea porque no tenéis nada en común, porque no te gusta o porque te molesta) sin ser grosero. Aunque es de naturaleza humana anhelar ser aceptado, el hecho de que no te importe tiene su encanto.

La pandemia ha puesto muchas cosas en perspectiva. Desde que fuimos catapultados al aislamiento, alejados de la conexión humana a la que nos habíamos acostumbrado, las relaciones se han vuelto mucho más importantes e intencionadas.

Para muchos de nosotros, trabajar desde casa se ha convertido en la nueva normalidad; no hemos ido a tomar café con los amigos y rara vez vemos a gente fuera de nuestros hogares (no, el Zoom no cuenta.) Esto ha cambiado la dinámica de nuestras relaciones: nos hemos dado cuenta de que ciertas personas estaban en nuestras vidas por mera circunstancia y proximidad y, a su vez, nos hemos alejado de personas que no eran realmente nuestros amigos, sino simplemente gente que veíamos todos los días. No hay nada malo en ello: algunas personas son sólo conocidos, compañeros de trabajo o colegas. Sin duda, hay personas que no nos gustan, sino que simplemente las toleramos. Nuestra necesidad innata de aceptación e inclusión hace que a menudo queramos caerle bien a todo el mundo, y cuando no es así, nos sentimos rechazados. Así que intentamos demostrarnos a nosotros mismos que somos dignos, siendo simpáticos y llevando una cuenta invisible de cuántos amigos tenemos.

La clave absoluta para que alguien nos caiga mal respetuosamente es mantener la indiferencia. Tenemos que dejar de preocuparnos por agradar a la gente, lo que se manifiesta en nuestra incapacidad para distanciarnos de las personas que no nos gustan, pero que claramente nos agradan. También tenemos que establecer límites con las personas que nos caen mal. Ser compasivo no significa fingir la intención; definir la relación (o la falta de ella) es fundamental para evitar interacciones no deseadas. A menudo no queremos herir los sentimientos de la gente, pero la sinceridad es la mejor política en este caso.

Durante mucho tiempo, me ha costado decir que no a la gente. A lo largo de mis 30 años, me he encontrado en más de una ocasión saliendo o hablando con alguien que no me gustaba; las razones han sido desde el sentido de la obligación hasta no saber cómo rechazar la invitación. Ahora, ya no me rodeo ni hablo con gente que no me gusta. Es así de sencillo. ¿Por qué ibas a hacerlo? No le debes a la gente tu tiempo y tu energía. No tienes que darle a la gente acceso a ti si no quieres.

El estrés proviene de tener constantemente interacciones prolongadas con personas que no nos gustan. Yo bloqueo a la gente en línea y en la vida real. Dado que el año pasado nos ha mostrado la fragilidad de todo, es importante vivir con un propósito, pasar tu tiempo como quieras y hacerlo con la gente que te gusta. No puedes recuperar ese tiempo. Así que no lo siento. No estoy siendo mala. No tenemos problemas. Simplemente, no me meto contigo.

Noticias relacionadas