¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

El 19 de enero de 2021, el College Board anunció en su blog que suspendería los exámenes de asignaturas del SAT, también conocidos como SAT II.

Aunque esta decisión supuso un suspiro de alivio para muchos estudiantes, algunos sintieron que tal vez no fue la mejor decisión.

A la hora de determinar la respuesta absoluta sobre si estos exámenes de asignaturas deberían haberse cancelado o no, es importante tener en cuenta las distintas perspectivas de los estudiantes.

¿Cuál es el motivo de la cancelación de los exámenes de asignaturas del SAT?

¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

El propósito original de los exámenes de asignatura era que los estudiantes pudieran demostrar su dominio en campos de estudio específicos. Por ejemplo, el examen de asignaturas de Matemáticas II permitía a los estudiantes ejemplificar sus conocimientos en las asignaturas de precálculo, trigonometría y álgebra, entre otras. Estos exámenes también eran utilizados por las universidades para determinar la posición de los estudiantes en términos académicos.

Entonces, ¿cuál fue exactamente el motivo principal para cancelar la distribución de estos exámenes? El College Board justificó esta decisión afirmando que la eliminación de los exámenes de las asignaturas reduciría la demanda de los estudiantes. Además, los exámenes AP ya permiten a los estudiantes demostrar su dominio en diferentes materias, por lo que no hay necesidad de tener pruebas adicionales que examinen información genérica.

¿Cuáles son los beneficios de descartar permanentemente estos exámenes?

¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

Con la pandemia del COVID-19, que ya suponía una carga para los estudiantes de todo el mundo, no cabe duda de que muchos de ellos se sentían aún más estresados con la cantidad de exámenes que debían realizar a lo largo del instituto. Muchos estudiantes preferirían invertir el tiempo que dedican al estudio de estas pruebas de asignaturas en algo más significativo, como las actividades extraescolares. Al eliminar estos exámenes, los estudiantes pueden dedicar este tiempo extra a algo que les interese, ya sea el voluntariado de ayuda a COVID o tomarse el tiempo para relajarse.

Otro beneficio que supuso la eliminación de estos exámenes fue el aspecto económico. Los exámenes de asignaturas del SAT, al igual que muchos de los otros exámenes, suponían una carga económica para los estudiantes. Con una cuota de inscripción de 26 dólares y un precio de 22 dólares por cada prueba realizada, los exámenes eran bastante caros para muchos estudiantes, y la pandemia sólo hizo que estos costes fueran más difíciles de gestionar.

Dado que el motivo principal para eliminar los exámenes de asignaturas es su redundancia debido a la existencia de los exámenes AP, es importante que los estudiantes aprovechen estos exámenes AP para obtener créditos universitarios. Al obtener una buena puntuación en el examen, los estudiantes no sólo demostrarán a las universidades que dominan ciertas asignaturas, sino que también podrán saltarse ciertas clases en la universidad. Esto puede ser muy ventajoso, ya que los estudiantes pueden omitir los cursos más difíciles, como la química, en la universidad si hacen bien el examen AP durante la escuela secundaria.

¿Cuáles son los inconvenientes de la supresión de las pruebas de la asignatura?

¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

A pesar de las numerosas ventajas que supone no tener que preocuparse por los exámenes de las asignaturas, también hay algunos inconvenientes notables. Por ejemplo, si un estudiante obtiene una mala nota en una determinada asignatura, puede justificar esa nota con un buen rendimiento en el examen de la asignatura correspondiente. Un ejemplo de esto sería no obtener una nota ideal en una clase de español, pero obtener una puntuación perfecta en el examen de la asignatura de español.

Otro inconveniente notable de la supresión de los exámenes fue el impacto negativo que tuvo en los estudiantes que estudiaban en casa. Dado que muchos alumnos que estudiaban en casa no podían asistir a las clases de AP, podían demostrar su dominio de determinadas materias mediante la realización de los exámenes de asignaturas del SAT. Al realizar estos exámenes, podían ejemplificar sus conocimientos sin tener que hacerlo a través de los rigurosos exámenes AP, para los que normalmente tendrían que estudiar por su cuenta.

Además, hacer bien los exámenes de asignaturas del SAT podría realmente impulsar el currículum universitario de un solicitante. Al hacer bien un examen de asignaturas del SAT, el estudiante puede mostrar a las universidades que está preparado para los estudios universitarios a través de su capacidad para obtener una buena puntuación en los exámenes de asignaturas difíciles. De esta manera, el estudiante podría utilizar las pruebas de asignaturas para compensar cualquier duda respecto a si domina o no una determinada asignatura basándose en sus calificaciones.

La realización de exámenes de asignaturas también permite medir el rendimiento académico en una determinada asignatura entre todos los aspirantes a la universidad. No cabe duda de que una determinada asignatura en una escuela puede ser más fácil que la misma asignatura en otra. Además, la inflación del GPA puede sesgar la comprensión general de cómo le va a un estudiante en la escuela, ya que algunas escuelas tienen un promedio de GPA más alto que otras debido a la métrica de ponderación que utilizan. Aunque los exámenes de las asignaturas no son necesariamente obligatorios ni tienen mucho peso en las admisiones, sí que pueden ayudar a un estudiante a demostrar sus conocimientos.

¿Cómo pueden los estudiantes compensar la pérdida de exámenes de asignaturas?

¿Deberían haberse suprimido los exámenes de asignaturas del SAT?

Para los estudiantes que inicialmente confiaban en los exámenes de asignaturas para demostrar sus conocimientos en materias específicas, todavía hay varias maneras de hacerlo, incluso con los exámenes descartados. Los estudiantes pueden aprovechar el tiempo extra que tienen ahora para centrar sus esfuerzos en el SAT y el ACT, en los que pueden ilustrar sus conocimientos dentro de los campos primarios de las matemáticas, el inglés, la lectura y las ciencias (si deciden presentarse al ACT).

También pueden demostrar su interés académico participando en exámenes y clubes exteriores, como la Olimpiada de Ciencias y Matemáticas. Invirtiendo el tiempo extra en diferentes actividades académicas extracurriculares, los estudiantes pueden seguir demostrando sus conocimientos académicos a las universidades de otras maneras además de los exámenes de las asignaturas.

Con los exámenes de las asignaturas fuera de escena, es importante considerar qué hacer con el tiempo extra. Los estudiantes pueden aprovechar este tiempo para profundizar en sus intereses sin tener que preocuparse por los exámenes estandarizados, y también pueden utilizar el tiempo para preparar los exámenes AP, ya que son esenciales para demostrar el dominio de diferentes materias y también pueden dar al estudiante créditos universitarios.

Con la anulación de la distribución del SAT II por parte del College Board, los estudiantes pueden ahora invertir su tiempo y dinero en actividades más significativas. Como otros estudiantes pueden haber sido impactados negativamente por esta decisión, es importante señalar que hay muchas otras maneras para que puedan demostrar sus conocimientos y dominio en diferentes materias.

Noticias relacionadas