5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

Morderme las uñas siempre ha sido algo con lo que he luchado. El dicho "los viejos hábitos son difíciles de erradicar" era, por desgracia, demasiado cierto para mí. A veces mi hábito era tan grave que me dolían los dedos. Probé todos los trucos posibles para dejar de morderme las uñas y tardé casi un año en dejarlo. Ahora, mis uñas están sanas y después de usar estos consejos espero que tú también puedas dejar este hábito.

Prueba las uñas acrílicas

Las uñas acrílicas son uñas artificiales que se colocan encima de las uñas reales. Son extremadamente resistentes, lo que significa que morderlas no será un problema. También hay muchos estilos de uñas acrílicas que puedes conseguir. Lo mejor de las uñas acrílicas es lo bonitas que quedan. Personalmente, esta fue mi forma favorita de superar mi hábito de morderme las uñas.

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

Evita las situaciones de estrés

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero estar estresada era lo principal que me hacía morderme las uñas. Me ayudó mucho identificar lo que me estresaba y hacer lo posible por evitarlo. Si lo que me estresaba eran los deberes o las notas, respiraba profundamente, trataba de calmarme y me tomaba un pequeño descanso.

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

Desvía tu atención hacia actividades más saludables

A veces, la única manera de acabar con un viejo hábito es sustituirlo por uno nuevo y más saludable. A mí me ayudó mucho llevar un diario y organizar mi agenda. También pasé más tiempo probando cosas nuevas, como aprender a hacer ganchillo y componer canciones. Lo mejor es hacer actividades en las que uses las manos, así te distraerás tanto que morderte las uñas será algo secundario.

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

Anota cada vez que te muerdas las uñas

Morderse las uñas se había convertido en algo tan normal para mí que ni siquiera me daba cuenta de que lo hacía la mayor parte del tiempo. Nunca me di cuenta de la gravedad de mi problema hasta que pude contar el número de veces que me mordía las uñas. Llevé una página en mi diario con marcas de recuento que llevaban la cuenta de cada vez que me mordía las uñas. Cuando pensaba en llevarme el dedo a la boca, echaba un vistazo a esas marcas y me replanteaba mi decisión.

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

No te rindas y sé paciente

Una de mis mayores debilidades era ser muy dura conmigo misma cada vez que me mordía una uña. Era realmente desalentador y poco saludable. En lugar de enfadarme, me recordé a mí misma que romper los hábitos lleva tiempo y que nada iba a cambiar de la noche a la mañana. Si realmente quieres dejar de morderte las uñas, ¡la paciencia es el ingrediente principal! 🙂 .

5 maneras de acabar con el hábito de morderse las uñas

Categorías:

Noticias relacionadas