Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

"Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo" es una novela de Benjamín Alire Sáenz. El libro cuenta la historia de la amistad de Aristóteles y Dante, y explora los temas de la raza, la sexualidad y la comprensión de uno mismo. La historia se cuenta a través del punto de vista de Aristóteles, que es el hijo de una familia mexicano-americana. Su padre es cartero y veterano de la guerra de Vietnam, y tiene dos hermanas mayores y un hermano mayor. Todos ellos son más de 10 años mayores que él. Aristóteles conoce a Dante en la piscina, donde Dante empieza a enseñarle a nadar. Ari y Dan se llevan muy bien, ya que ambos son mexicano-americanos y tienen nombres de personas "clásicas". Cuando Ari visita por primera vez la casa de Dante, conoce al padre de éste, un profesor de inglés, y pasa el día con Dante leyendo poemas mientras éste limpia su habitación. Ari disfruta pasando el tiempo con Dante y, a diferencia de lo que ocurre con otros niños, tiene una sensación de pertenencia. Los dos se hacen amigos muy rápidamente, y cuando Dante visita a la familia de Ari, lleva un libro de obras de arte mexicanas al padre de Ari, que pasa mucho tiempo mirando las páginas. La idea de descubrir secretos la introduce Dante, cuando Ari pasa el tiempo en casa de Dante mirando por el telescopio el oscuro cielo del atardecer, afirmando que "algún día voy a descubrir todos los secretos del universo" y "tal vez cambiar el mundo".

Dante y Ari pasan mucho de su tiempo libre juntos, y un día, empiezan a imitar el juego de la jabalina pero con sus zapatillas de tenis. Cuando el padre de Dante salió y los vio, Ari pensó que se enfurecería, pero en lugar de eso, el padre de Dante sólo se rió y les dijo que jugaran en un lugar seguro. Ari se sintió muy conflictiva al ver la forma en que Dante se llevaba con sus padres, sabiendo lo diferente que era para su familia. La noche siguiente, Ari cogió la gripe y tuvo una semana de fiebre que le provocó pesadillas. Ari se despertaba gritando todas las noches, diciéndole a su padre que soñaba que se perdía de él, y de sí mismo. Estos sueños no sólo se producían cuando estaba enfermo, sino de forma habitual. Después de que Ari se sintiera mejor, Dante fue a su casa y empezó a hacer dibujos de Ari, dejó un dibujo de una silla en la esquina de la habitación de Ari, y cuando Ari lo miró, le dijo a Dante que le gustaba mucho el dibujo porque "contiene algo". "Emoción", fue todo lo que dijo

Más adelante se descubre más sobre la familia de Ari en el libro. Cuando Ari habla de su hermano de veinticinco años que está en la cárcel, expresa sus sentimientos de soledad a pesar de tener tres hermanos. Ari describe a su hermano como "por toda la casa hay fotos. Pero no hay fotos de su hermano. Porque está en la cárcel. Nadie en mi casa habla de él. Es como estar muerto. Incluso Charlie, el perro muerto, recibe una historia. Mi hermano no recibe ninguna historia". Debido a la gran diferencia de edad entre él y sus hermanos, incluso siente que tiene tres "madres" en su lugar. Dante y Ari se abren el uno al otro sobre lo que piensan de ser mexicano-americano, y cómo sus diferencias culturales les han traído sentimientos encontrados. Dante le dice a Ari que él también se siente solo, porque todos sus primos eran "mexicano-mexicanos", en lugar de ser parte estadounidense como él: "Es como si mi madre y mi padre hubieran creado un mundo completamente nuevo para ellos. Yo vivo en su nuevo mundo. Pero ellos entienden el viejo mundo, el mundo del que vienen, y yo no", le dice Dante a Ari sobre su lucha por encajar en la cultura mexicana. Ari le contesta con un "perteneces a todos los lugares a los que vas. Así es como eres". Dante y Ari se reconfortan mutuamente mientras se enfrentan a las mismas luchas con su familia y su cultura.

Un día, Dante le dice a Ari que su familia se mudará a Chicago después de que la Universidad de Chicago le ofreciera un trabajo a su padre, pasan sus últimos momentos juntos, y cuando Dante va en medio de la calle a ayudar a un pájaro moribundo, Ari lo empuja para que se aparte del camino de un coche que va a toda velocidad y, desgraciadamente, es atropellado por las piernas. Muchos días después, Ari se despierta en el hospital, confundido y dolorido. Cuando ve a sus padres, les explica que no recuerda nada de lo que pasó cuando protegió a Dante del coche. Dante esperó fuera de su habitación en el hospital durante días, dejándolo con ojeras cuando se encuentra de nuevo con Ari. Como Ari. El padre de Dante dice que Ari fue la primera persona con la que Dante se llevó bien, y pasaron tiempo juntos como verdaderos amigos. Cuando los padres de Dante salen de su visita a la habitación de Dante en el hospital, y la Sra. Quintana le susurra a Ari "Aristóteles Mendoza, te querré siempre" A lo largo de la historia, Ari lucha con la comprensión de su cultura, raza e identidad. El encuentro con Dante le ayudó a sentir por fin que pertenece a alguien y a seguir buscándose a sí mismo.

Categorías:

Noticias relacionadas