Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

La vida es imprevisible, como cuando Aristóteles y Dante se conocieron en la piscina un día de verano. Nunca supieron todo lo que iban a pasar juntos. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo es un libro lleno de emociones; principalmente cuenta la historia de dos chicos que pasaron por muchas cosas juntos y, al final, se enamoraron. Uno siempre puede sentir una conexión al leer el libro: admitir tus sentimientos es difícil, y a veces, abrazarlos es más difícil.

Aristóteles y Dante, ambos de quince años, son los dos personajes principales del libro. A Aristóteles le gusta guardarse los pensamientos para sí mismo, mientras que Dante tiene un carácter dulce y habla mucho. Se hacen amigos en poco tiempo después de conocerse, pero pronto la vida da un giro inesperado. Una tarde, mientras paseaban, Dante ve un pájaro herido en medio de la calle; cuando lo está recogiendo, un coche aparece en la esquina. Aristóteles empuja instintivamente a Dante y acaba con un brazo y las dos piernas escayoladas. La vida es dura para Aristóteles, pero con Dante se hace más fácil: Dante siempre le hace feliz. Cuando las heridas de Aristóteles finalmente se curan, la escuela comienza de nuevo, y Dante se va a estudiar a Chicago porque su padre consigue un trabajo allí. Están separados durante un año, en el que se escriben; el tiempo pasa rápidamente, y Dante vuelve al verano siguiente. Sin embargo, ese verano la tía Ofelia de Aristóteles sufre un grave ataque de apoplejía, y la familia de Aristóteles tiene que ir a visitarla. Cuando Aristóteles está visitando a su tía, Dante se mete en una pelea y se hace moratones en toda la cara. Aristóteles vuelve muy enfadado y quiere vengarse. Pronto descubre que Dante se metió en la pelea porque estaba besando a un chico llamado Daniel. A partir de entonces, Aristóteles está tenso y distraído. Finalmente, los padres de Aristóteles le hacen ver que no debe huir de sus sentimientos: debe aceptar el hecho de que ama a Dante, y Dante le ama a él.

Cuando leí este libro, aprendí muchas cosas. Por ejemplo, en la página 492, Aristóteles intenta huir del hecho de que le gusta Dante, como señala su padre: "Ari, el problema no es sólo que Dante esté enamorado de ti. El verdadero problema para ti, en todo caso, es que estás enamorado de él". Antes de ese día, Aristóteles no se había atrevido a admitirlo, sigue tratando de ocultar su identidad, sin embargo, sólo se acumulará con el paso del tiempo. Además, aprendí que el silencio no es una opción. A lo largo del libro, papá sigue teniendo pesadillas y ocultando parte de sí mismo. Desde la perspectiva de Ari, papá no parece preocuparse por él y siempre es el hombre silencioso que lleva la cicatriz de la guerra. Esa sensación continúa hasta que papá intenta salir de su silencio y habla con Ari sobre sus recuerdos y sus sentimientos, y Ari se da cuenta de lo mucho que pasó papá y de lo mucho que se preocupa por él. Por ejemplo, en la página 491, cuando papá termina de hablar de una de las peleas que le dejaron una cicatriz durante la guerra, admite: "Quizá sí. Tal vez sea el momento de dejar los sueños". Papá intenta abrirse y salir de su silencio ya que es la única manera de desahogarse y compartir con sus seres queridos su pasado. Por último, aprendí que la familia te quiere y te apoya más de lo que puedes imaginar, y a no ocultarles nada. Por ejemplo, Dante siempre tiene miedo de decirles a sus padres que es gay, ya que piensa que les va a decepcionar mucho. Sin embargo, cuando los padres de Dante finalmente lo saben, su padre dice: "No me importan los nietos. Me importa Dante". El amor de los padres es mucho más fuerte de lo que uno puede imaginar. Se preocupan por ti y te quieren tal y como eres.

Después Cuando leí este libro, aprendí muchas cosas. En primer lugar, me di cuenta de que, aunque sea difícil, uno siempre debe tener el valor de abrazar sus sentimientos. Por ejemplo, en la página 492, Aristóteles intenta huir del hecho de que le gusta Dante, como señala su padre: "Ari, el problema no es sólo que Dante esté enamorado de ti. El verdadero problema para ti, en todo caso, es que estás enamorado de él". Antes de ese día, Aristóteles no se había atrevido a admitirlo, sigue tratando de ocultar su identidad, sin embargo, sólo se acumulará con el paso del tiempo. Además, aprendí que el silencio no es una opción. A lo largo del libro, papá sigue teniendo pesadillas y ocultando parte de sí mismo. Desde la perspectiva de Ari, papá no parece preocuparse por él y siempre es el hombre silencioso que lleva la cicatriz de la guerra. Esa sensación continúa hasta que papá intenta salir de su silencio y habla con Ari sobre sus recuerdos y sus sentimientos, y Ari se da cuenta de lo mucho que pasó papá y de lo mucho que se preocupa por él. Por ejemplo, en la página 491, cuando papá termina de hablar de una de las peleas que le dejaron una cicatriz durante la guerra, admite: "Quizá sí. Tal vez sea el momento de dejar los sueños". Papá intenta abrirse y salir de su silencio, ya que es la única manera de desahogarse y compartir con sus seres queridos su pasado. Por último, aprendí que la familia te quiere y te apoya más de lo que puedes imaginar, y a no ocultarles nada. Por ejemplo, Dante siempre tiene miedo de decirles a sus padres que es gay, ya que piensa que les va a decepcionar mucho. Sin embargo, cuando los padres de Dante finalmente lo saben, su padre dice: "No me importan los nietos. Me importa Dante". El amor de los padres es mucho más fuerte de lo que uno puede imaginar. Se preocupan por ti y te quieren tal y como eres.

En conclusión, Aristóteles y Dante Descubren los Secretos del Universo es un libro tan significativo que me enseñó lecciones al enfrentarme a los retos de la vida con los personajes. Descubrir el Universo es un reto, pero uno siempre puede iniciar la misión con sus seres queridos.

Categorías:

Noticias relacionadas