5 de las mejores periodistas de la historia que probablemente no conozcas

5 de las mejores periodistas de la historia que probablemente no conozcas

Cuando se busca "Los mejores periodistas de todos los tiempos", los primeros que aparecen son Walter Cronkite, Bob Woodward, Carl Bernstein y Edward R. Murrow, entre otros hombres que han ocupado el 74% de los 50 puestos del carrusel de Google. Y aunque estos hombres son, sin duda, periodistas excepcionales, ellos -junto con el mundo de la prensa- han eclipsado consecuentemente los logros de tantas mujeres reporteras.

El periodismo siempre ha sido un campo dominado por los hombres; un informe realizado por el Women's Media Center en 2017 declaraba que de los titulares y otros créditos en diversos medios de comunicación y medios de comunicación, solo el 38% eran recibidos por mujeres. El informe también señalaba que el 84% de los premios Pulitzer del último siglo han ido a parar a manos de hombres.

Pero debajo de todo esto hay un grupo de mujeres con una clase propia en lo que respecta al periodismo. Estas cinco mujeres (y muchas otras) fueron pioneras en el camino de las futuras periodistas e hicieron algunas contribuciones sobresalientes en el proceso. No sólo hay que celebrar su valentía y sus innovadores descubrimientos, sino que también hay que reconocer su perseverancia en una batalla a menudo cruel y brutal contra una división de género profundamente arraigada.

Sus historias están plagadas de escapadas peligrosas, investigaciones encubiertas, escándalos y secretos, con heroínas inspiradoras, activistas y, sobre todo, periodistas en el centro.

1. Nellie Bly (1864-1922)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Morris-Jumel Mansion (@morrisjumel)

Elizabeth Cochrane Seaman, más conocida por su seudónimo, Nellie Bly, tiene que ser mi favorita personal en esta lista porque su trabajo de investigación como periodista encubierta es sencillamente incomparable.

Bly trabajó para el Pittsburgh Dispatch durante varios años antes de debutar como la primera "chica acrobática" del periodismo. En 1887, Joseph Pulitzer, director y editor del Pittsburgh Dispatch y del New York World, le encargó a la joven de 23 años un enorme encargo con escasa orientación e instrucción: debía infiltrarse en el manicomio de Blackwell's Island (actual Roosevelt Island) para llevar a casa una denuncia sobre los horrores de los hospitales psiquiátricos.

Fingiendo ser una inmigrante de Cuba, Nellie Bly hizo una escena cuidadosamente planeada frente a la policía de Nueva York, fue arrestada y enviada al manicomio neoyorquino de Blackwell's Island, que en aquella época sólo contaba con unos pocos edificios. Durante diez días, Bly vivió con otras mujeres en el manicomio, algunas de las cuales eran psicóticas, suicidas y delirantes, y otras habían sido acusadas falsamente de locura. Tanto ella como las demás pacientes estaban sometidas a unas condiciones de vida espantosas y a un trato muy duro que hacía la existencia completamente insoportable.

Asqueada y horrorizada, Nellie Bly se llevó todo lo que había visto y experimentado a la ciudad de Nueva York, donde produjo "Diez días en un manicomio" para el New York World. Fue una serie de seis partes que conmocionó al país y dio lugar a la reforma de las enfermedades mentales, así como al inicio del movimiento de las acróbatas que animó a otras mujeres a realizar prácticas periodísticas que acabarían convirtiéndose en periodismo de investigación y de inmersión.

"Diez días en un manicomio" también convirtió a Nellie Bly en una de las periodistas más famosas del país. Sólo dos años después, Nellie Bly alcanzó nuevas cotas en su carrera tras iniciar un viaje de 25.000 millas inspirado en la novela de Julio Verne "La vuelta al mundo en ochenta días". Bly completó su viaje en sólo 72.

En 1895, Nellie Bly se casó con el millonario Robert Seaman, propietario de la Iron Clad Manufacturing Company. Cuando éste murió en 1904, Bly quedó al frente de la empresa y patentó varios inventos relacionados con el petróleo, muchos de los cuales siguen utilizándose hoy en día. Con el tiempo volvió al periodismo y cubrió el Movimiento por el Sufragio Femenino y la Primera Guerra Mundial hasta su muerte en 1922.

2. Lois Bancroft Long (1901-1974)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Hannah Judson (@hannahj_muse)

Lois Bancroft Long, "Lipstick" para sus lectores, es otra de mis favoritas. Llamada a menudo "mujer salvaje" y "el epítome de una flapper", Long escribió para Vogue y Vanity Fair antes de encontrar su fama en The New Yorker, revista para la que empezó a escribir en 1925 y en la que siguió escribiendo durante 45 años.

Hizo su primera aparición como Lipstick cuando Harold Ross, editor de The New Yorker, decidió que la joven escritora amante de la fiesta era justo lo que necesitaba para apuntalar su revista en dificultades. Long aceptó y, por 50 dólares a la semana, se hizo cargo de la columna sobre la vida nocturna en Nueva York llamada "Cuando las noches son atrevidas".

El estilo ingenioso y honesto de Lois Long transformó The New Yorker, dando a la columna un gran número de seguidores y a la revista una nueva identidad. Pronto cambió el nombre de su columna por el de "Mesas para dos" y escribió sobre los bares clandestinos y los clubes de los locos años veinte que daban vida a las noches de Nueva York.

También escribió una columna de moda titulada "On and Off the Avenue" y se convirtió en crítica de moda y en la primera editora de moda de The New Yorker en 1927.

Lois Long era admirada por su humor y su rebeldía, y aún más por su estilo de vida, que daba a sus escritos una voz fresca e inteligente. La famosa flapper estaba completamente entregada a la vida nocturna y salía casi todas las noches hasta bien entrada la madrugada. A menudo se presentaba a trabajar a las 4 de la mañana, borracha y todavía vestida de fiesta, porque quería que todo lo que había recogido de su noche salvaje estuviera fresco en el papel.

Cuando la revista se trasladó, Long se sentó tan lejos de su asistente que ambos recurrieron a usar patines para comunicarse antes de que la dirección cediera y los trasladara más cerca.

Sin embargo, la pasión de Long por las fiestas no duró toda su vida, y en 1931 dejó Tables for Two. Siguió colaborando con columnas de moda en The New Yorker y trabajó durante un tiempo para el New York Evening Telegraph, pero dejó atrás su agitada identidad como Lipstick al centrarse en su vida personal.

Hacia el final de su vida, escribió un libro, No Tumultos, No Gritos, con el segundo de sus tres maridos y editó y publicó el último manuscrito de su padre, The Spirit of the Wild. Lois Long vivió hasta los 73 años y es una de las periodistas flapper más queridas y reconocidas.

3. Verónica Guerin (1958-1996)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Ireland's Past (@irelandspast)

Veronica Guerin era una reportera irlandesa especializada en delitos que escribía columnas para el periódico más popular de Irlanda, The Sunday Independent. Sus reportajes de primera plana sobre la delincuencia abrieron los ojos del público al problema de las bandas irlandesas alimentadas por las drogas y revelaron a varios líderes y miembros de bandas.

Como periodista con iniciativa, el peligro nunca impidió a Guerin hacer su trabajo. Durante seis años soportó las amenazas de las bandas sobre las que había escrito, y a menudo se jugaba la vida cuando se enfrentaba directamente a los miembros de las bandas y los entrevistaba.

Guerin trabajaba sola y denunciaba y publicaba información tan delicada que se ganó enemigos poderosos y violentos que llegaron a los extremos para intentar impedir que escribiera. Sin inmutarse, Guerin continuó sacando a la luz los secretos más oscuros del mundo de las bandas en Irlanda, y se ganó una gran reputación. Su estilo agresivo era peligroso pero eficaz, y le permitió ser una de las periodistas más destacadas de Irlanda.

Desgraciadamente, su vida y su historia se vieron truncadas en 1996, cuando fue asesinada por unos narcotraficantes que buscaban venganza.

4. Sarah Josepha Hale (1788-1879)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por André Darlington (@andredarlington)

Puede que Sarah Josepha Hale alcanzara la fama por primera vez tras escribir "Mary Had a Little Lamb", pero sus logros fueron mucho más allá de la popular canción infantil. Hale era única en el sentido de que, a diferencia de muchas de sus compañeras, pudo recibir muchos años de escolarización, ya que sus padres abogaban por la educación de hombres y mujeres.

Esta educación poco tradicional permitió a Sarah Hale llevar a cabo varios proyectos y pasiones académicas, alentada por su marido, David Hale. A la muerte de éste, Sarah se dedicó a la poesía, que culminó en su libro más famoso, Poems for Our Children.

Pero su carrera de escritora no se detuvo ahí. Se convirtió en editora del Ladies' Journal y, finalmente, del Godey's Lady's Book, que fue la revista de mayor circulación en Estados Unidos durante la década de 1860. Sarah Hale utilizó sus habilidades como escritora y editora para construir una plataforma que expresara sus opiniones sobre temas de actualidad y feminismo, así como para recaudar fondos para causas y preservación histórica.

Como resultado de su amplia influencia, Sarah Hale se ganó el título de la editora más poderosa del siglo XIX. Su trabajo nunca estuvo exento de polémica, pero fue indiscutiblemente persuasivo e influyó en las decisiones al más alto nivel; se dice que su demanda de que el Día de Acción de Gracias fuera reconocido como fiesta nacional fue un factor importante en la decisión final de Lincoln.

Y, por si la vida como editora de gran influencia no fuera suficiente, Sarah Hale también ayudó a fundar el Vassar College. Sarah Hale no fue tan franca como las otras mujeres de esta lista, y no estuvo tan presente en los movimientos sociales, pero su influencia habla por sí misma, especialmente porque muy pocas mujeres tuvieron siquiera una fracción de la misma influencia.

Era un mundo nuevo para Sarah Josepha Hale entonces, y gracias a sus esfuerzos, las mujeres siguen utilizando la escritura para persuadir e influir de manera impresionante y de gran alcance.

5. Margaret Fuller (1810-1850)

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por A Drawing Every Fxxing Day (@lorettalomanto)

Margaret Fuller fue periodista, crítica, educadora, editora, traductora y fuerte activista de los derechos de la mujer. Al igual que Sarah Hale, Fuller fue una de las pocas que tuvo acceso a una amplia educación formal que enriqueció su visión del mundo a una edad temprana.

Para superar las dificultades económicas a las que se enfrentó tras la muerte de su padre, Fuller enseñó en la escuela de Temple de Bronson Alcott hasta 1839. Ese mismo año, comenzó a escribir para The Dial, donde escribió críticas, reseñas y poesía. Más tarde, se convirtió en la primera mujer editora del New York Tribune.

Margaret Fuller fue una feminista abierta que tenía fuertes opiniones sobre el lugar de la mujer en la sociedad. Una de sus obras más notables fue Women in the Nineteenth Century (Las mujeres en el siglo XIX), publicada por Horace Greeley en 1845. Era una obra que reivindicaba la igualdad política e instaba a las mujeres a buscar la independencia y la realización a través de la educación y el activismo. Dado que muchas de las ideas sobre las que escribió Fuller eran impopulares entre muchos, Women in the Nineteenth Century llamó efectivamente la atención de la nación sobre los temas relacionados con los derechos de la mujer.

Margaret Fuller, una escritora muy completa, también publicó una colección de ensayos en Papers on Literature and Art antes de partir a Europa en 1846.

Allí fue la primera mujer corresponsal del Tribune en el extranjero. Se dice que en Europa tuvo un hijo fuera del matrimonio con un revolucionario italiano, lo que demuestra que el drama seguía a Fuller allá donde fuera.

También se dice que Margaret Fuller fue la inspiración de Hester Prynne en La carta escarlata de Nathaniel Hawthorne.

La historia de Fuller no se cuenta a menudo, pero sus logros y los avances que hizo para las mujeres no tienen parangón. Ocupa un merecido lugar entre los mejores periodistas de todos los tiempos, aunque Google no esté de acuerdo.

Noticias relacionadas